Como cuidar la piel sensible

Como cuidar la piel sensible

Cuando tenemos piel sensible debemos cuidarnos de muchos factores que nos dañan, como por ejemplo el sol, permanecer en temperaturas demasiado heladas, el aire acondicionado, maquillaje, entre otros. Para poder protegernos de este tipo de factores que nos lastiman la piel es necesario que cumplamos algunas recomendaciones como las siguientes:

  1. Protégete del sol: todas las personas deben protegerse de los rayos UV, sobre todo en las horas en que el sol está más fuerte que generalmente se comprende entre las 10 de la mañana a las 3 de la tarde, no puedes salir sin tu crema de protección solar que puede ser FPS 30 hasta FPS 50 que quiere decir que te tardarás 30 veces más o 50 veces más de lo que normalmente que quemarías sin él. En el caso de las personas sensibles, por regla general deben usar uno de ellos.
  1. Usa jabones que sean humectante, esto es para evitar que te resequen la piel, así como también tienes que utilizar tratamiento piel sensible para evitar que la piel se dañe.
  1. Limpia tu rostro con cremas astringentes: la limpieza profunda de tu rostro nunca está de más, sobre todo cuando se trata de piel sensible que necesita estar en constante observación, ya sea porque se agrieta con la resequedad o porque se vea demasiado brillosa o roja, lo cierto es que necesita que le prestes atención.
  1. Utiliza cremas humectantes para piel sensible, esto es para que no se reseque por las inclemencias del clima o el ambiente en particular. Recuerda que las personas con piel sensible tienen que estar más protegidas que el resto de personas normales.
  1. No te frotes la piel: al momento de salir del baño y secarte la piel debes aprender a secarte dándote palmaditas con la toalla en lugar de frotarte todo el cuerpo, ya que cuando la frotas hacen que la piel quede sensible y expuesta.
  1. Hidratación profunda: internamente debes mantener tu cuerpo muy hidratado tomando abundante agua durante todo el día, en la parte externa debes utilizar cremas para pieles extra secas que llevan mayor contenido de glicerina y leche.
  1. Abrígate cuando esté haciendo frio: si bien es cierto el clima helado es muy rico, no podemos dejar de abrigarnos cuando está haciendo frio porque los poros se abren y produce picazón en los brazos, piernas y algunas veces hasta en la cara.
  1. Comer adecuadamente: parece mentira pero una alimentación equilibrada involucrando frutas y verduras ayuda a la regeneración de la piel, pues así es, mientras mejor te alimentes, mejor aspecto tendrás en la piel.
  2. Dormir las horas reglamentarias: tienes que dormir 8 horas por lo menos, aunque si quieres dormir más no hay ningún problema, pero menos no es recomendado porque durante la noche tu cuerpo se recupera y que las células de la piel se regeneran. Cuando duermes menos de lo que es debido comienzas acumulando ojeras, las líneas de expresión aparecen y también otra serie de síntomas como el cansancio que se ve en el rostro.