Sufre un poco menos con la depilación

Depilacion

Ya sea con cera o con maquinilla de depilar, el trance por el que tenemos que pasar todas las mujeres (excepto las hippies y alguna otra que no se deja influir por esta moda) es, cuanto menos, doloroso.
Muchas mujeres (y cada vez más hombres) prefieren optar por un método (supuestamente) menos doloroso, pero también menos duradero, a la hora de eliminar el vello de su cuerpo. Cuchillas y cremas depilatorias llenan las estanterías de los supermercados, pero aportan unos resultados muy a corto plazo, con el problema añadido de que, al recurrir a ellas, el pelo crece con más intensidad. Y yo me pregunto qué es mejor, ¿sufrir arrancando el vello de raíz una vez al mes, o cortarlo cada, pongamos, diez días?
La depilación: Métodos depilatorios

Son cuatro los métodos que más utilizamos actualmente los pobres mortales que no tenemos dinero para la fotodepilación a la hora de eliminar el vello.
Como ya hemos explicado brevemente más arriba, los menos efectivos y duraderos son las cremas depilatorias y las cuchillas. Ambos se hacen con la piel húmeda (la ducha es el mejor momento), y sólo eliminan el vello que hay en la superficie, dejando la raíz dentro de la piel. Esto hace que los efectos se noten durante muy poco tiempo. Además, como les ocurre a los hombres con la barba de la cara, el vello se refuerza y cada vez crece de una forma más intensa.
Por eso son mejores los métodos de depilación de raíz. Aunque también sean más dolorosos, es todo un placer poder olvidarse durante semanas de esto que tanto nos agota. La cera y las maquinillas (tipo Silk-Epil) arrancan el vello de raíz, y aunque esto hace que nuestra piel quede irritada durante unas horas, esto no es nada que una buena crema hidratante no solucione.
Si al final te decides por la cera, uno de los problemas añadidos con que puedes encontrarte son los restos que quedan en la piel. Pero es muy sencillo eliminarlos: bien con aceite corporal, bien con aceite de oliva en un algodón. Eliminarás los restos y además tu piel quedará mucho más suave.
La depilación: Después de la depilación…

Como la piel se queda llena de puntitos después de la depilación, nada como echarle alguna loción corporal, o preparar una infusión de manzanilla y aplicarla cuando esté fría. La piel quedará muy suave.
Y si no puedes esperar a que las rojeces desaparezcan por sí solas, empapa una toallita en leche fría y ponla en las zonas irritadas. Al momento se habrán ido.